Reporte Indigo señala al narco responsable de la muerte de Mouriño

Gerardo Fernández Noroña vs Secretario de Gobernación Gómez Mont

RESUMEN CAPÍTULOS SOBRE LIBRO MI LUCHA DE ADOLFO HITLER

RESUMEN LIBRO MI LUCHA

Por Armando Anaya.


Capítulo VI "La propaganda de guerra"

La actividad de la propaganda me había interesado siempre en grado extraordinario. Veía en ella un instrumento que justamente las organizaciones dominaban y empleaban con maestría. Pronto debí darme cuenta de que la conveniente aplicación del recurso de la propaganda constituía realmente un arte casi desconocido. Para mi vida política fue una gran enseñanza la propaganda de guerra del enemigo: Durante la 1ra. Guerra empezó a observarse a qué enormes resultados podía
conducir la acción de una propaganda bien llevada.

Desgraciadamente todo tenía que ser aprendido del enemigo, pues por nuestra parte, fue más que modesta. Justamente el fracaso total

1.- ¿Existió en realidad una propaganda alemana de guerra durante la 1ra Guerra?

Lamentablemente debo responder que no. Todo fue tan deficiente y erróneo desde un principio, que no reportaba provecho alguno y, a veces, hasta contraproducente, deficiente y
psicológicamente errada en su carácter.

2.- ¿La propaganda era para Hitler un medio o un fin?
La propaganda es un medio y debe ser considerada desde el punto de vista del objetivo al cual sirve. Su forma, en consecuencia, tiene que estar condicionada de modo que apoye el objetivo perseguido.

La propaganda durante la guerra era un medio para un determinado fin, y ese fin
era la lucha por la existencia del pueblo alemán. Por consiguiente, la propaganda sólo podría ser orientada para lograr dicho objetivo.

3.- ¿Para Hitler cuál es la mayor fealdad de la vida humana?
La mayor fealdad en la vida humana es y será siempre el yugo de la esclavitud.

El arte de la propaganda reside justamente en la comprensión de la mentalidad y de los sentimientos de la gran masa.


4.- ¿A quién debe ser dirigida la propaganda, a los intelectuales o a la masa menos culta?
La propaganda siempre deberá dirigirse a la masa.

5.- ¿Cuál es el fin de la propaganda?

El fin de la propaganda no es la educación científica sino la de llamar la atención de la masa sobre determinados hechos, necesidades, miedos, deseos, etcétera,


El arte está exclusivamente en hacer esto de una manera tan perfecta que
provoque la convicción de la realidad de un hecho, de la necesidad de un procedimiento, y de la justicia de algo necesario. De la misma manera como en el cartel, su misión es la de llamar la atención de la masa y su acción debe estar cada vez más dirigida al sentimiento y sólo muy condicionalmente a la razón.

6.- ¿Cómo deberán ser los mensajes propagandísticos en cuantoa su forma?

Toda acción de propaganda tiene que ser necesariamente popular y adaptar su
nivel intelectual a la capacidad receptiva del más limitado de aquellos a los cuales está destinada.

Cuanto más modesta sea su carga científica y cuanto más tenga en consideración el sentimiento de la masa, tanto mayor será su éxito.

7.- ¿Cómo deberán ser los mensajes propagandísticos en cuanto a su contenido?

Los mensajes deberán estar basados en muy pocas ideas y presentarse en una forma muy simple. Entre más repetidos éstos sean habrán mayores posibilidades de eficacia.

La capacidad receptiva de la masa es sumamente limitada y no menos
pequeña su facultad de comprensión; en cambio, es enorme su falta de memoria. Teniendo en cuenta estos antecedentes, toda propaganda eficaz debe concretarse sólo a muy pocos puntos y saberlos explotar hasta que el último hijo del pueblo pueda formarse una idea de aquello que se persigue.

7.- ¿Qué diferencias hubieron entre el discurso propagandístico de los alemanes y el de los ingleses y norteamericanos durante la 1ra. Guerra Mundial?

La primera se baso en la exaltación de sus aparentes poderes y la minimización del adversario. La segunda presentaba al adversario tal y como se le esperaba.

Fue un error fundamental ridiculizar al adversario como lo hacía la propaganda de
las hojas humorísticas de Austria y Alemania. Porque el soldado cuando llegaba el momento de verse cara a cara con el enemigo, cambiaba por completo la idea que tenía, lo cual trajo muy graves consecuencias. El soldado alemán se sintió defraudado por aquellos que hasta entonces habían ilustrado su criterio, y en lugar de experimentar una reacción de mayor espíritu combativo, se produjo el fenómeno contrario, sobreviniendo un desaliento.

Opuestamente a esto, la propaganda de guerra de los ingleses y de los americanos era psicológicamente adecuada, porque al pintar a los alemanes como a bárbaros, predisponían a sus soldados y contribuían así a ahorrarles decepciones. Ese adversario que ya había oído hablar comenzaba a a encontrarle parecido; sin que, por un instante, hubiese sido inducido a pensar que sus propias armas fuesen, muy posiblemente, de acción más devastadora.

8.- ¿Cuál es la primera condición de toda actividad propagandística?

Los mensajes deben ser subjetivos y unilaterales.


9.- ¿Qué se opina acerca del papel de los medios?

La prensa es el responsable en el proceso de la "educación" política, a la cual en este caso se le asigna el nombre de propaganda; la prensa se encarga ante todo de esta labor de "información pública" y representa así una especie de escuela para adultos, sólo que esa "instrucción" no está en manos del Estado, sino bajo las garras de elementos que en parte son de muy baja ralea. Precisamente en Viena tuve la mejor oportunidad de conocer a fondo a los propietarios y fabricantes espirituales de esa máquina de educación colectiva: los judíos


10.- ¿En qué consistía la técnica de revertir los hechos?

En vez de considerar en los emnsajes a Alemania como la responsable del estallido mejor se habría obrado imputando totalmente la culpa al enemigo, aun en el caso de que esto no hubiese sido verdad, como en realidad lo era.

Cuando se verifica en una propaganda el menor indicio de reconocer un derecho a la parte contraria, se crea inmediatamente la duda en cuanto al derecho propio.

11.- ¿Cuál es la segunda condición de la propaganda?

La propaganda jamás deberá presentar razones de dos filos que provoque duda; o se ve como verdad o mentira, pero jamás estados intermedios.

12.- ¿Cuál es la tercera condición de la propaganda?

La propaganda, no conseguirá el éxito si no se toma en consideración
un postulado fundamental: ella tiene que conformarse con poco; sin embargo, ese poco tendrá que ser repetido constantemente. La persistencia, es la primera y más importante condición para el éxito.

13.- ¿Quienes no pueden ser los responsables de dirigir los temas de la propaganda y porqué?

Los temas de propaganda, no pueden ser dirigidos por estetas, ni
por "blasés". Los primeros imprimen, por la forma y por la expresión, un sello que, dentro de poco, sólo tiene poder de atracción en los círculos literarios;
los segundos, deben ser cuidadosamente evitados, pues su falta de sensibilidad hace que se busquen constantemente nuevos atractivos. Esas personas se cansan de todo con facilidad; lo que ellos desean es la variedad y son incapaces de una comprensión de las necesidades de sus conciudadanos todavía no contaminados por su pesimismo.

Capítulo VII La Revolución.

14.- Hubo en el verano de 1915 durante la 1ra. Guerra dos factores que contribuyeron al desaliento de las tropas alemanas relativos al manejo de la propanda. ¿Cuáles fueron esos dos factores?

1) Los manifiestos lanzados por aviadores enemigos los cuales hablaban siempre que la miseria de Alemania aumentaba a diario; que la guerra duraría indefinidamente y que las posibilidades de triunfo para Alemania eran cada vez menores; que el pueblo alemán anhelaba por eso la paz, siendo sólo el "militarismo" y el Kaiser los que se oponían a ello; que el mundo entero, bien informado de estos antecedentes, no hacía la guerra propiamente contra el pueblo alemán, sino exclusivamente contra el único culpable: el Emperador Guillermo II; que la lucha no terminaría hasta que este enemigo de la Humanidad pacífica hubiera sido eliminado, pero que las naciones libres y democráticas acogerían después de la guerra al pueblo alemán en el seno de la liga de la
paz mundial, la que quedaría asegurada en el momento en el "militarismo" prusiano fuera
destruido, etcétera.

2) Desde hacía tiempo surtían su efecto desmoralizador las cartas quejumbrosas que venían desde los hogares. El frente continuó siendo inundado por ese veneno elaborado en casa por mujeres ingenuas, las cuales, naturalmente, no sospechaban que ése era el medio de reforzar al máximo, en el espíritu del enemigo, la confianza en la victoria y que de esta forma prolongaban y agrandaban los sufrimientos de sus familiares combatientes en las trincheras. Las cartas de las mujeres alemanas costaron la vida a centenares de miles de hombres.